«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

miércoles, 18 de febrero de 2015

El nuevo Museo Arqueológico Nacional

(Esta es la entrada con la que me hubiera gustado comenzar el año. La entrada que debía haber ido en primer lugar. He tardado un mes en sentarme a escribirla. Aún queda mucho ruido por aquí. Demasiado. Pero hay que arremangarse, apretar fuerte los puños y respirar hondo cuando todo este dolor en el pecho se hace ingobernable.)


A finales de 2014 pasé un sábado muy agradable con un amigo venido del frío inhóspito. Pasamos el día juntos en Madrid, y tras pasear al gélido sol de invierno y tomar cervezas en la Latina, fuimos al Museo Arqueológico Nacional.

He de decir, para comenzar, que me resultó impresionante descubrir la nueva disposición, la obra monumental que nos ha tenido tanto tiempo pendiente de esta gran institución. Conforme entrábamos, yo hice memoria de la última vez que había estado allí, y madre mía, qué obra, qué espacialidad, qué señalética, qué iluminación y qué despliegue.

Cuando te ofrecen con la entrada el plano de disposición lo hacen con un motivo: lo necesitarás. Me perdí dentro, rodeada de gente, intentando buscar el otro lado del edificio. Igual que tiempo, también necesitarás mucho. Puedo decir que pasamos alrededor de tres horas tranquilamente dentro, nos echaron, y nos quedó colección por ver.

La nueva musealización me gustó mucho, aunque hay algunas salas que han quedado poco organizadas y otras demasiado atiborradas, y da la sensación de dar vueltas alrededor del mismo punto todo el tiempo. Por otro lado, las líneas temporales, los vídeos y la colocación de determinadas piezas, como la Dama de Elche u otras esculturas, sobre todo, son extraordinarias.
 
La foto, esta vez, es de mi cosecha
Muchísima información, muchísimos datos. Pocos sitios dentro de las salas donde parar un poco, reagrupar y seguir. Cuando llevas mucho tiempo, la luz tan baja en las salas produce cansancio. El día que fuimos hacía bastante calor dentro del edificio, no sé si sería porque el día fuera era bastante frío o si es algo normal.

Me gustaría que propusierais itinerarios para niños. Ese día había muchos, y parecían aburridos y cansados y el tipo de museo se presta a poder hacerlo.


Por lo demás, encantada de volveros a conocer. 

No os lo perdáis, que merece muchísimo la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario