«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

sábado, 4 de octubre de 2014

El Greco y la pintura moderna (y 100 entradas en el blog)

Una… No tiene perdón. Vengo con cosas a destiempo para celebrar mis cien entradas en el blog. Soy una gandula de Óscar, lo sé, pero bueno, tengo muchas entradas en borrador que iré subiendo progresivamente.

El jueves pasado, mi partenaire y yo fuimos al Museo del Prado, a ver la exposición El Greco y la pintura moderna, que aloja hasta mañana. Ya. Vengo a hablar de la exposición, porque la campaña de publicidad no parece que haya sido todo lo exitosa que debía, a la luz de los resultados.

Hemos tenido una exposición absolutamente magnífica, con parte de los cuadros que vinieron de Toledo y que pudimos ver en mayo, pero esta vez la muestra era comparativa. La pintura siempre mira hacia atrás, curiosa, a ver qué encuentra, y hay muchos pintores modernos y contemporáneos que vuelven sus ojos hacia el genio cretense.

La exposición, me reitero, una auténtica pasada. Las comparativas con autores modernos y contemporáneos, españoles y extranjeros, es de primer orden. Continuos recuerdos a otras épocas, el Greco mira hacia el Renacimiento más puro (Masaccio, Miguel Ángel), hace guiños a lo que está por venir y los que vienen detrás le miran a él. Grandes maestros de la pintura, como Picasso, Manet, Kokoshka, Chagall, Pollock, Zuloaga, Sorolla, Rivera, Orozco y muchos otros se inspiraron en Doménico.

Por supuesto, a la hora de musealizar, se ha usado la comparativa directa, obra junto a  obra. Y muy bien planteado, bajo mi punto de vista, ya que hay algunas obras que han quedado en medio, y eso permite que la comparativa sea más amplia.

El espacio expositivo, pese a que la muestra sea media (alrededor de un centenar de obras), está muy bien aprovechado, no da sensación de agobio. Además, hay bancos donde poder hacer un alto en el camino y darse el gusto y disfrutar un poco más de algunas obras. En cuanto a la iluminación, pues lo de siempre: difícil ver un cuadro de varios metros de alto con un foco que no está correctamente orientado y da reflejo.

Me apena mucho decir que la campaña publicitaria no ha surtido todo el efecto que debería, ya que de verdad ha sido una muestra de primera categoría pero no ha hecho ruido en prensa, sobre todo. No se han agotado las entradas, no ha habido colas multitudinarias para ser un afortunado y entrar.

No sé si la campaña no ha sido todo lo vehemente que debería, o que nos hemos liado y hemos pensado que el centenario de El Greco sólo se iba a celebrar en Toledo… No lo sé. Pero me apena no haber ido antes para haberla recomendado encarecidamente por estos pagos. Tenéis mañana como último día para ver cuadros tan potentes como éste:


No hay comentarios:

Publicar un comentario