«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

viernes, 12 de septiembre de 2014

Richard Hamilton

Una llega un poco disgustada con la última exposición a la que ha ido, y que todo el mundo anda poniendo por las nubes.

Exacto, vengo a hablar de Richard Hamilton y del MNCARS.

La exposición es una retrospectiva del autor, que colaboró activamente en la selección de la obra y el diseño de la misma, hasta que falleció en 2011. De hecho, hay alguna obra de la que el autor dejó trazado cómo quería que se acabase en el caso de que él falleciera antes de verla terminada.

La muestra en sí es maravillosa. Tiene cosas increíbles que la hacen especial, la “muestra dentro de la muestra”; hay expuesta una exposición que se hizo en los años 60 sobre el hombre y las máquinas, que es sencillamente estupenda. También tiene un cuarto lleno de polaroids que son retratos suyos, y debajo de cada una está escrito quién le hizo la instantánea. Sorprende reconocer tras la cámara a gente muy famosa e importante de la cultura del momento. Otra sala con moqueta verde llena de espejos y trampantojos que es muy especial. 

Pero salí con el convencimiento de que no la había apreciado ni la había disfrutado para nada.

¿Por qué? Por una cosa sencilla y funesta llamada MALA MUSEALIZACIÓN.

El edificio tiene posibilidades. Tiene muchas, en realidad. Puedes panelar, puedes poner buena señalética, puedes poner a un señor en cada esquina diciéndote el sentido de la exposición.

Pues no. Del diseño de las salas se había encargado (con todos los perdones por delante) un esquizofrénico.

Me perdí. Pasé cuatro veces por la misma sala, buscando el sentido de la visita. Di vueltas, me equivoqué muchas veces. ¿Qué pasó al final? Me saturé en exceso y no aprecié correctamente la exposición. El arte contemporáneo harta mucho, manda mucha información que desentrañar a nuestro cerebro, y me agotó. Acabé desilusionada la visita. Desilusionada y desorientada.

Es una pena que una muestra de tal calibre, alojada en un sitio excelente como es el MNCARS, tenga estas meteduras de pata tan clamorosas. Tal vez fui yo que soy una torpe, o que ya estaba mareada por tanto dar vueltas, pero creo (en mi humilde opinión) que no costaba mucho haber diseñado bien el sentido de la visita y haber señalizado correctamente.

Me comentaron, quienes la vieron, que la exposición de Dalí que reventó las estadísticas del verano pasado también estaba así de “bien” organizada.

No lo comprendo, de verdad. No lo hagan más, señores del MNCARS. Es un insulto a cómo suelen hacer ustedes las cosas. No aprueban, y es una pena, porque no es por el contenido, sino por la mala organización.



2 comentarios:

  1. Estuvimos en agosto y estoy bastante de acuerdo contigo, aunque suelo disculpar más los fallos, supongo que debido a que voy poco a exposiciones de ese calibre, esas que sólo se pueden ver en las capitales. Que no hubiera casi ningún sitio para sentarse, salvo las sillas de los (somnolientos, algunos, aunque amables, la mayoría) vigilantes hizo que nos tragáramos el video que había al final, que era realmente interesante, pero como casi siempre, salgo con la idea de que muchas de estas exposiciones parecen hechas para ser paseadas deprisa y corriendo, más que ser miradas, y eso que la pintura, o Hamilton, requiere, más que la fotografía, ver el original.
    En fin, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, José Luis :)

      Me alegra mucho que hayas ido a verla, y es una excelente muestra, ya lo dije al principio, pero el problema real es que se la han cargado organizándola mal. Yo también eché en falta sitios para poderse sentar, en otros casos los hay, en exposiciones mucho más pequeñas, y la idea que tienes de que están hechas para verse rápido... También se me ha pasado a mí por la cabeza en alguna ocasión.

      Bueno, para mí es una desilusión más, porque siempre se anda atacando al arte contemporáneo, y claro, es que tampoco nos quitamos ese sambenito si hacemos de una visita maravillosa algo... que no lo es.

      Muchas gracias por pasar por aquí, otro saludo :)

      Eliminar