«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

viernes, 21 de febrero de 2014

Pontormo, Picasso

A una se le pasan las semanas rápidas como segundos, y no quiero posponerlo más. Hoy ya me he enfadado, y me he sentado para contar lo último que he visto en materia expositiva.

La pasada semana estuve de visita en la Fundación Mapfre, en su sede de Recoletos, y pude contemplar dos novísimas exposiciones que acababan de inaugurar.

La primera, dibujística, del artista Pontormo, nos lleva a dar un paseo por la maestría del buen dibujo a mano alzada. Me gustan muchísimo este tipo de exposiciones, cada vez más, puesto que un gran artista siempre tiene una buena formación, y el dibujo de un artista dice mucho de cómo es, cómo diseña, cómo concibe la obra. Vemos a través de sus ojos, vemos a través de su mano. Vemos de quién copia, en quién se inspira, de quién se fija. Vemos cómo rehace, cómo reinventa, las vueltas que le da a un boceto hasta que queda como él desea.

La planta sótano está llena de grandes dibujos del “homenajeado”, pero hay una sala llena de dibujos de artistas en los que se fija, o que luego se fijarán en él.

Exposición muy intimista, muy bien planteada, pero falta información sobre el recorrido. Eso es algo que me ha sucedido a menudo en determinadas salas de Mapfre, que los recorridos no quedan bien claros si las salas son alargadas, o no están paneladas. Gracias a los vigilantes de sala, que tuvieron a bien decirme por dónde tenía que continuar mi visita.

En la planta principal y en la primera, está Picasso. Una delicia de exposición, un Sthendalazo entrar y ver que este cuadro te recibe:


Esta exposición está montada, en parte, en torno a un gran tema, muy recurrente en el mundo artístico: el artista y la modelo. En este caso, no sólo es la modelo en abstracto, cualquier modelo, sino que también es la modelo en concreto, es una de las mujeres de Picasso, es su última musa: Jacqueline. Es maravilloso ver que el leitmotiv sea ése, ya que nos da la idea de que el artista, sin inspiración, no es nada.

Además de cuadros de todas las épocas del autor, de una cuidada selección de dibujos, y todo tipo de objetos (como varias de sus paletas en una de las últimas salas), hay una parte de fotografía que es muy directa, que me llegó muchísimo, personalmente. Se ve a Picasso en su casa, con Kahnweiler, a quien retrató y con quien se entrevistó en muchas ocasiones, con sus palomas, sus palmeras, y su amada Jacqueline. Todo eso lo vemos luego en sus obras, podemos reconocer lo que pinta en esta selección de fotografías. Una de ellas, sobre todo, me transmitió muchísima fuerza, una en la que Picasso posa con este cuadro, y ambos (artista y modelo) miran de frente al espectador.

Muy encantada salí de ambas exposiciones; el personal de la fundación, como siempre, amabilísimo. Un diez volver aquí de vez en cuando. Corred a verlas.

4 comentarios:

  1. Fui el martes a la Mapfre y ambas me encantaron, aunque ya sabéis que yo muy fan de Picasso no soy, pero vaya pedazo de expo. Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pensé yo, que se la han currado del primer cuadro al último.
      Me alegra muchísimo que te gustaran.
      Un beso a ti también, buen finde!

      Eliminar
  2. Bonica! Me paso rápido para darte muchos besos! No conocía yo a Pontormo, pero como buena curiosona me he metido en google y he mirado algunas de sus obras! ^^ Especialmente me gusta como usa el color, aunque claro, no es lo mismo verlo desde el pc que en vivo, pero fijo que en vivo me gusta hasta más :D

    Picasso... Es otra historia xD Aún me como la cabeza con muchos de sus cuadros, pero la etapa azul es la que más me gusta :)

    Un día me planto en Madrid y hablamos de arte, que me encanta que me enseñes cosas nuevas!!

    Un abrazo enorme, rubia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, flaca! Sabes que aquí tienes unos brazos que te recibirán como dios manda :) Cuando quieras, en cualquier momento :*

      Un besote, cariño mío! :*

      Eliminar