«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

lunes, 28 de octubre de 2013

Arévalo: Credo

El último mes y medio ha sido un poco caótico. Regresos esperados, miles de planes, viajes sorpresa. Días que ya no dan más de sí, sacando tiempo en el autobús, en la cama, mientras como algo rápido para pensar en esta entrada, que llevo retrasando un mes. Un mes. Me pesaba tenerla ahí esperando, sin nombre, en un documento en el escritorio del ordenador, en notas diseminadas por diversos lugares. Y al fin me siento a escribirla. Qué alegría, qué placidez. Después del verano, que con su calor nos ralentiza, ha llegado el fresco a recordarnos que así mucho mejor.

Por lo general, una cuenta las exposiciones que hay en la capital del reino, pero esta vez… Es distinto. Es especial.

Hace unas semanas, mi partenaire de exposiciones y yo estuvimos en Arévalo, provincia de Ávila, visitando la ciudad y disfrutando de la exposición del XXV aniversario de “Las Edades del Hombre”, Credo. Nos hizo un día plenamente otoñal y agradable, y pudimos ver sin contratiempos esta muestra de arte sacro. Había mucha gente, grupos grandes de visitantes, pero no me dio la sensación en ningún momento de masificación.

El recorrido de la exposición, que es albergada en tres sedes (iglesias de San Martín, de El Salvador y de Santa María la Mayor), gira en torno al Credo. A la oración y a la confesión. Una vez más, el vasto e inabarcable patrimonio de Castilla y León, con alguna ayudita menor de otras comunidades, ha sido el protagonista. Las piezas elegidas son increíbles. No sólo se explica la oración en sí, su significado, y dónde se encuentra en multitud de obras sacras, sino que es tangible, es palpable. Son cuadros, pilas bautismales, esculturas, fragmentos de vidrieras, todo explicado de una manera excelente, con un recorrido claro, usando todos los recursos disponibles.

La iluminación y la cartelería son sobresalientes. No puedo más que esgrimir elogios hacia quienes hacen posible estas exposiciones, ya que, en mi humilde opinión, más del 50% de una exposición de este tipo siempre es cómo se organizan las piezas, cómo se colocan, iluminan y secuencian. Si la información es clara. Si lo que se cuenta y cómo se cuenta queda meridianamente claro. Mi respuesta es que sí.

A lo largo del trayecto entre las tres sedes, se han colocado los carteles que anunciaban las otras exposiciones de Las Edades del Hombre, y mediante un código QR se puede acceder a toda la información sobre las distintas muestras.

Por otro lado, la ciudad está absolutamente volcada con la exposición, y la Oficina de Información y Turismo hace un trabajo magnífico, claro y agradable.

Un must, que dicen los modernos, pero acaba este fin de semana, así que si no tenéis decidido dónde ir en el puente del primero de noviembre, es una muy buena opción.

Más info, aquí y aquí.

(Foto cortesía de instagram.com/patrictorre)

4 comentarios:

  1. Es delicioso como disfrutas el arte y lo contagias a los demás, siempre te lo diré ^^ Y hablando de arte, mi fin de semana también ha sido artístico: he ido a ver la ópera de "La Traviata" y no he podido más que maravillarme. Sublime. Y como ésta, ha sido mi primera vez en la ópera, ya puedo asegurar que no será la última. Ojalá me acompañes en alguna. No habría más grata compañía! :)

    Rubia, mil millones de besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ole! A "La Traviata", ni más ni menos… He de suponer que te encantó, y me alegro mucho. Es una buena primera ópera, basada en "La dama de las camelias"…

      Me encantaría ir a la ópera más a menudo, pero estos últimos años o no me ha cuadrado el horario, o no ponían bien los montajes, o no traían cosas que me hicieran dejarme una pasta en entradas.

      Las edades del hombre siempre son un alucine, pero lo que han hecho este año ha estado espectacular.

      Un besazo flaca mía :*

      Eliminar
  2. Las Edades del Hombre nunca decepcionan y el restaurante Perotas mucho menos.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, estuvimos comiendo en Madrigal de las Altas Torres, en Casa Lucio, y absolutamente satisfechos. No sé si hubiéramos podido comer en Arévalo, había más gente que en la Expo o_O

      Un beso guapa :*

      Eliminar