«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

sábado, 8 de diciembre de 2012

Van Dyck, Martín Rico

El viernes pasado, como es ya tradición, anduve en el Museo del Prado, en esa actividad deliciosa que se llama el Prado Joven. Mucho frío, y bastante gente con ganas de ver las dos exposiciones temporales que tienen en el Edificio Jerónimos.

En la planta baja, sin preámbulos, está “El joven Van Dyck”. Han organizado una exposición con los cuadros que pintó presumiblemente entre los 14 y los 22 años, y no sólo las obras terminadas, sino bastantes dibujos preparatorios, e incluso una prueba sobre lienzo de una de las obras principales. Me impactó el ratificar que genio se nace, que a lo largo de la vida vas domando esa capacidad, ese “don” innato, pero que hay que venir con él de serie. Que un maestro pintor, con 18 añitos, colaborara con el gran Rubens, dice mucho… de ambos. De la calidad de uno y del buen ojo del otro.

Fenomenal el recorrido, y sobre todo, un diez lo de colocar los dibujos exentos para poder ver ambas caras del papel, aprovechado para muchos estudios y bocetos. Lo de siempre con la iluminación y los grandes formatos en el Prado, pero bien la cartelería y la coherencia del recorrido.

A Aurora, mi partenaire cultural, le encantó el león de San Jerónimo con el ángel:


Aunque yo me quedaría con este estudio de jinete, que es increíble:


En la planta primera, frente a la sala donde está expuesto el San Juan Bautista de Tiziano y un estudio bastante completo de cómo se ha trabajado en su restauración, aunque sin posibilidad de visitarlo en este pase vespertino, la otra temporal de este otoño: Martín Rico.

En esta exposición se hace un repaso bastante completo de la vida y obra de este paisajista, que consigue, en muy poco tiempo, unas cotas de calidad en su obra que mantiene a lo largo de su vida profesional. Sus estudios lumínicos, sus luces blancas, potentes, del mediodía, recuerdan mucho a Sorolla. Sus veduttas de Venecia y de la Alhambra merecen mucho la pena.

Aunque, en mi modesta opinión, lo que es magnífico es que hayan puesto todas sus libretas de bocetitos, tamaño Moleskine, en vitrinas bajo las obras acabadas. Los chicos y chicas del blog De vuelta con el cuaderno, que sigo y admiro (y saludo desde aquí) lo pintan mejor que yo, de aquí a la Luna:


Toda la info, completita, en la página del Museo, como siempre:



4 comentarios:

  1. Primero que no tenia ni idea de que tenias blog, anda que voy yo bueno.
    Pero es que ya entrar de cabeza en este post ya es la leche...me encanta Martin Rico, de Haes y toda la sala de paisaje realista del XIX, cuando voy por la capi y entro en el prado...me quedo engatusado en esas salas.
    hay un blog que analiza cuadros a ver si lo encuentro que hace un estudio de las lavanderas que es una maravilla, si lo encuentro ya lo pegaré.
    En la de al lado está el cuadro de juana la loca que también me encanta de Pradilla hice un post hace mil años sobre ese cuadro (bueno al hilo de ese cuadro porque hable de lo que me dio la gana) http://elchicodelaconsuelo.blogspot.com.es/2010/04/delirando-en-hipertexto-la-juana-el.html

    Por cierto porque al entrar al blog pone filtro de adultos...pensaba que me iba a meter en un blog de guarrerias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ;)

      Me alegra que aproveches bien tus visitas a la capi, yo cada vez que tengo oportunidad y saco tiempo, reúno las exposiciones que más me apetecen y luego las cuento por aquí. Desde que acabé la carrera, el arte ya no es un castigo, un sinónimo de fines de semana en casa estudiando, ni fechas de examen, ni notas en septiembre. Es un disfrute, un divertimento.

      Pues puse lo de adultos para hacer filtro. Y porque a veces se me ha calentado la boca de lo lindo y he dicho alguna cosa políticamente incorrecta.

      Un beso :*

      Eliminar