«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

jueves, 8 de noviembre de 2012

Mil facetas

(Tras una conversación con una gran amiga, saltaron las alarmas.
Y aquí estoy, en la habitación del pánico, haciéndome daño).

Lo siento, que no lo digo lo suficiente esta última temporada. Yo sé que es difícil conocerme. Sé que es difícil vivir(me, conmigo), seguir(me, conmigo). Que es difícil entender mis decisiones. No pido que me quieras, no pido que seas incondicional. No quiero que si crees que soy de otro modo, te quedes a disgusto aquí.

Estoy pasando por un periodo de lo que llaman los esnobs “revisión interna”, estoy haciendo inventario de los últimos años, limpieza, y estoy viendo con qué me quedo y qué descarto de quién soy y de cómo he sido. Duele descubrir que no has sido todo el tiempo fiel a tus principios, que el bien común se lo ha saltado todo el mundo menos tú y has hecho el primo, y encima ha sido en vano. Es por eso que estoy rara, huraña, de un humor diferente a como soy yo habitualmente. Algo más apagada, tal vez un poco más gris de lo que es normal en mí. Quizá es que sonrío menos. Me estoy haciendo daño deliberadamente, a conciencia, purgando la herida para limpiarla, pero esta vez el bien mayor soy yo. Aunque eso no quite que duela, y que tenga que lidiar con ello.

Con esto quiero decir que no os he dejado de querer un solo momento, que no estoy enfadada con nadie, que seguís ahí, pero esta parte del camino me toca hacerla sola. Sé que si me da miedo, me pierdo, o me veo sin fuerzas, podré estirar la mano y os encontraré, pero esta vez, como la película, “no sois vosotros, soy yo”.



4 comentarios:

  1. Creo que no hay cosa más odiosa en el ser humano que hacer balance de tu vida... Cuando te paras a autoanalizarte, no suele ser por buenas razones... sino porque algo negativo te ha llevado a replanteártelo todo.

    Pero no temas, de todo se sale. Todo tiene una luz al final del túnel aunque ahora no la veas. Hablas de haber faltado a tus principios, pensar que has hecho el tonto, haberte entregado tanto a una causa perdida... Pero piensa que todo eso, lo hizo tu yo del pasado y si lo hizo, fue por algo. Lo meditó y pensó que era lo mejor. No le subestimes, tenía buenos motivos, aunque tú ya no los recuerdes...

    ¿Qué tirar, con qué quedarte? Yo me quedaría con todo: Te ayuda a recordar cómo y por qué has llegado hasta aquí, aunque no te guste.

    Yo sigo queriéndote también, aunque te replantees tu vida. Hay momentos en que necesitamos pararnos y ver qué hacemos con nosotros mismos. Son los peores momentos pero... ¿sabes qué? No estás sola. Te lo aseguro. Ya lo dice Bono:

    "You don't have to put up a fight
    You don't have to always be right
    Let me take some of the punches
    For you tonight

    Listen to me now
    I need to let you know
    You don't have to go in alone..."

    si te hace falta una charla, no tienes más que darme un toque. Estaré ahí para ti.

    Un beso, rubia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luz y el túnel vendrán cuando deban venir. Por ahora aquí sigo, en este cuarto sin ventanas.

      Mi yo pasado actuaba en consecuencia, como el de hoy, pero claro, movido por otros intereses, por otros motivos. Lo que hice fue porque pensaba en que sería bien recompensada, y al final... Premios de consolación. Desilusiones. Noches en vela. Llevar la razón, "te lo dijes" que no valen de nada.

      La primera epifanía me ha pillado desprevenida, rodeada de gente. Me toca elaborarla, a ver qué sale de ahí.

      Gracias, niña linda. Un besazo

      Eliminar