«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

miércoles, 25 de julio de 2012

Miércoles que parecen viernes



Funcionarios sin paga de Navidad. El IVA que no iba a subir. Despedir más barato, prestaciones por desempleo más bajas. Aquí en Madrid, pagas más por el billete en el transporte público, y te dan menos cobertura, menos horas de Metro abierto, menos trenes y autobuses.

¿Restándonos poder adquisitivo pretenden reactivar la economía? Si una persona no tiene para comer, ¿va a salir a comprar ropa a las rebajas? ¿En qué satélite, en Ganímedes?

Mientras tanto, montones de asesores que están cobrando un salario público por no sabemos exactamente qué; ministros que perciben y perciben y nadie pone freno; Ipads, Iphones, ADSL en casa, 250€ para taxis al mes. Senadores que no sabemos a qué se dedican. Alcaldes que cobran más que el Presidente del Gobierno, y su CCAA tiene una deuda que se ve desde la Luna.

A lo mejor soy simple y lo veo todo excesivamente fácil, pero en realidad podrían haber empezado por mirarse a sí mismos, que son menos, y luego haber seguido con la población en general. Predica con el ejemplo, es lo que le viene a una a la mente. ¿Es necesario tener que ahogar cada vez más a la población con montones de impuestos, y que tengamos que aguantar que nos digan que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, o que hay que hacer un esfuerzo? ¿Un señor que cobra 3000€ de sueldo, como poco, tiene la catadura moral de decirnos a los demás que tenemos que hacer un esfuerzo? ¿Un señor que no sabe lo que es tener que hacer virguerías para llegar a fin de mes, y rezarle a Dios para que no se le joda la nevera o la lavadora?

Y luego la masa. ¿La gente no se queja porque no puede, o no se queja porque no quiere? ¿Es que ahora tenemos miedo? Si ya no nos queda nada más que el miedo… “¿Cómo voy a salir a la calle si yo al menos tengo trabajo?” Pienso que nos están vendiendo el cuento de la lechera de los recortes como “ya vendrán tiempos mejores y olvidaremos todo esto”. ¿Y todos los que se quedaron en el camino? ¿Los que no pudieron estudiar porque subieron las tasas? ¿Los que perdieron su puesto de trabajo porque a su jefe le salía más barato despedirle y contratar un becario low cost? ¿Los que, como yo, no hemos comenzado a trabajar, porque en ninguna parte cogen a jóvenes, porque, claro, no tienen experiencia?

Vergüenza me da este país cuando nos quedamos en la superficie y no vemos más allá. Cuando hay quien se queja de la marcha de los mineros, que vienen a luchar por su puesto de trabajo, porque no tienen nada más que perder, y hay casi 5 millones de parados que nadie sabe dónde están, pero que desde luego no están llenando las calles. ¿Será que no son reales? ¿Será el trabajo sumergido? ¿Será la picaresca?

Como dice mi señora madre, que es un pozo de infinita sabiduría, que dejen de darle palos al burro, porque a lo mejor, de tanto palo, se muere. Yo a esto le apostillo que también se puede revolver y dar una coz…

No hay comentarios:

Publicar un comentario