«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

viernes, 29 de julio de 2011

Philadelphia

No sé si decir que me da más miedo que pena, o al revés.


Ayer leía en el periódico que uno de cada cinco jóvenes no usa preservativo en todas sus relaciones, más los chicos que las chicas. Me horroriza pensarlo, con toda la información que existe ahí, tan a mano.

Hace unos años, la situación social era diferente: las familias eran de otra forma, los homosexuales tenían muchísima menos visibilidad, y vivíamos en un ambiente mucho más encorsetado que hoy.

Hoy, tener dos padres no es tan raro, igual que tener un compañero o compañera homosexual en el trabajo. Es casi tan normal como ser hijo de padres divorciados. Y la sociedad intenta amoldarse a ello.

A todo esto, creo que se le puede sumar también que ahora en la televisión se habla con más desparpajo del sexo. El problema no reside en que en “Física o química” la profe se acueste con uno de sus alumnos. Reside en que hay cosas que explicar. Interiorizamos lo placentero, pero dejamos de lado otros problemas mayores. Pienso que hay que contarles a los chavales que no vale la frase: “bueno, porque no lo use una vez…”. Porque no lo uses una vez, corres montones de riesgos innecesarios. Pones tu salud en peligro. Tu propia vida. La vida de otros.

Luego, serán adultos irresponsables, que jugarán a la ruleta rusa y a veces usarán condón y otras veces “es que me corta el rollo”, “no se siente igual”, etc. Personas que pondrán en riesgo su salud y las de su alrededor. Personas que podrían usar la malograda frase “yo controlo, tío”, que tan mal fin tiene.

Como educadora, no sé decir qué estamos haciendo mal desde la comunidad educativa. ¿Les estamos mandando el mensaje correcto? ¿Qué no les estamos contando? ¿Qué está haciendo la sociedad al respecto al consentir algo así? ¿Podemos hacer algo más?

Siempre he defendido que desde que el VIH dejó de resultar una catástrofe social en los países desarrollados, la gente pareció olvidarse de ello. Por esto, hay cada año un número preocupante de infectados de VIH que no lo saben, porque “yo controlo, tío”. Y no sólo de VIH, de gonorrea, de sífilis, de hepatitis.


Esto no es un juego. Por favor, si me lees, póntelo, pónselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario