«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

jueves, 7 de julio de 2011

Los toros, mejor desde la barrera...

Las siete noticias más destacadas del fresco jueves que es hoy:


Esta la rebautizamos: “Donde dije digo, digo Diego”. ¿Cuántas personas, individuales y colectivas, le van a pedir el reembolso del canon a toda esta gentuza? ¿Dónde estaba la presunción de inocencia cuando acusaron a todo un país de piratería, y con ese pretexto nos impusieron una tasa “por si delinquíamos”? Ah, que se me había olvidado… Jódete, Teddy Bautista, porque a todo cerdo le llega su San Martín.


Esto tiene mucho glamur y es muy valiente, sí señor. “Te voy a meter un puro, tú no sabes quién soy yo”, se oye de fondo. Ahora, este chaval debería irse a la puerta del palacio horrible sede de la SGAE, coger a este fulano por el hombro y decirle “ahora quien te demanda soy yo, ladrón embustero”. Ah, no, que está en el Hotel Barrotes

Hay dos tipos de política: la que se practica desde la sede, y la que se practica desde el municipio. El resto, es ruido blanco.

Otra noticia a la que le mutamos el titular: “¡Arrepentíos, que el fin del mundo se acerca!”. Exacto. Ahora, los bancos son la mar de buenos. En realidad, siempre han sido los buenos: te daban las hipotecas imposibles a un interés imposible, luego, te daban las hipotecas a un interés que viene desde el BCE; luego, hubo una crisis económica y con el dinero de todos los españoles se sanearon las cuentas de esos bancos, y siempre, siempre, siempre, los ciudadanos somos los malos. Pagamos, pero somos los malos. A lo mejor hay que explicarles que sin nosotros, no son nada.


Esto sí que no tiene parangón. Lo único que me gustaría saber es cuánto se han subido el sueldo los nuevos representantes políticos del Govern.

Miren bien la foto. Entiéndanla. Interiorícenla. Vale. Lean la noticia. Excelente. Este también podría ser el titular para explicar la reacción de Belén Esteban y la del dibujante autor de la caricatura: “Donde no hay mata, no hay patata”.


Como profesional, me siento muy apenada. Como profesional, pienso que una obra de tantísimo valor debería estar en otro sitio, lejos de manos golosas. Nos enteramos hoy, se dieron cuenta de que faltaba el martes, pero ¿fue el martes el día del robo? ¿Cuántas cosas más habrá de este tipo de las que nunca jamás nos enteraremos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario