«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

miércoles, 18 de mayo de 2011

Con mi voto, no

Desde esta tribuna pública que es la Red, quiero hablaros hoy de la situación que estamos viviendo a cuatro días de jornada electoral.

Fuimos los jóvenes unos muy risibles Ni-Nis. Hicieron escarnio público a toda página de la generación mejor preparada de la Historia de esta Nación, y nos pegaron la pegatina de vagos y maleantes en toda la frente. Ni todos los funcionarios son unos dejados, ni toda la juventud hace el mamarracho.

Gracias, prensa española. Dais asco y vergüenza ajena a partes iguales. Cuando en medio mundo nos reclaman como profesionales, aquí decís que somos una mierda. Cuando hacemos algo digno de mención, sois vosotros los que no nos quitáis la costra de desheredados. Bien que os habéis callado que el 50% de los jóvenes españoles en edad laboral está en el paro, o con contratos de mierda, o trabajando de becarios por dos duros y sacando más curro que todo el mundo. Y mientras otros se ponen las medallas, nosotros aguantamos el desprecio social generado por los mass media. El domingo salió muchísima gente a la calle y en la tele que pagamos todos de nuestros impuestos estaban haciendo sangre con lo del terremoto de Lorca. (Desde aquí, un grandísimo abrazo, y mucho ánimo).

Gracias, politicuchos. Que a mí como futura profe de secundaria me pidan el oro y el moro, una licenciatura, un máster (olvidaos del CAP, amigos) y un nivel intermedio de idioma es un despropósito, sobre todo, cuando hay ministros que no tienen ni un FP hecho. Bueno, ni qué decir del presidente y su “don de lenguas”, que habla castellano porque tiene que haber de todo… Es una vergüenza que gente así nos represente, es una vergüenza que siempre quedemos como parias sociales cuando hay gente preparada para esto.

Gracias, también, a la sociedad española. Sí. Gracias también a ellos, que prefieren ver programación rosa antes que pensar. Que prefieren hacer luz de gas a una situación insostenible antes que levantarse y decir que no. Que cuando algunos piensan y dicen lo que piensan públicamente, todo son contubernios, como cuando Franco. Una piensa que la sociedad española es como un barco sin gobernar, cada uno rema hacia un lado, y que sea lo que Dios quiera.

Ahora que un voluminoso grupo de “Ni-Nis” se ponen de pie y dicen que no, se organizan y se manifiestan para que las cosas puedan comenzar a cambiar, ahora todos se nos echan encima. Unos dicen que estas manifestaciones están orquestadas por la derecha rancia. Otros argumentan que es la extrema izquierda la que está detrás de todo esto. (Vale que los jóvenes de ahora llevemos rastas y tatuajes y piercings, pero lo cortés no quita lo valiente.)

Y si unos dicen que es la derecha y otros que es la izquierda, debe ser que algo estamos haciendo bien.

Como sociedad nos dais vergüenza, porque en lugar de criticarnos deberíais estar apoyándonos, porque así no tenemos futuro. Nos da vergüenza la clase política. Nos da vergüenza la prensa. Nos da vergüenza la sociedad.

Que aquí nadie se apunte tantos que no le corresponden, ni se intenten subir al carro que no le corresponde. Con vuestra ayuda o sin ella dejaremos de ser la generación Ni-Ni. Y no os lo perdonaremos nunca. Mejor solos que mal acompañados.

1 comentario: