«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

domingo, 22 de mayo de 2011

Apaga la tele, enciende la mente

A horas de que se conozcan los resultados electorales, una lee un dato y se queda de cartón-piedra: los partidos políticos se han gastado en esta campaña 30 millones de euros del erario público. Es decir, que los contribuyentes, encima de putas, ponemos la cama.

Y cualquiera que lea esto dirá: “ah, bueno, era lo previsible, ¿no?”. ¿Perdón? ¿Cómo dice?

Hablamos de 30 millones de euros que no se están invirtiendo en sanidad, en educación, en ayuda a domicilio, en guarderías públicas, en pensiones dignas, en crear y fomentar nuevos puestos de trabajo… 30 millones de nuestros impuestos en cartelería y mierdas varias para que mañana todo siga igual, es decir, los abuelos sin pensión, los jóvenes sin trabajo y los medios de opinión diciendo que los que están acampados en Sol son unos sucios antidemócratas que no ayudan a nada.

Que toda la culpa es de la izquierda. Que claro, que qué casualidad que a días de unas elecciones donde va a perder el PSOE se echa la gente a la calle. Que se manifiesten en la Moncloa. Que si los antidisturbios y Rubalcaba. Que si todos perroflautas. Que si unos parásitos sociales. Que si punkis y borrokitas. Que si los comercios tienen pérdidas.*

Verán, señores de la opinión; antes de la crisis, el primer problema fue que la juventud estaba dormida. ¿La generación Ni-Ni, decían? Los botellones, los niños en casa hasta los 30, “mamá no me agobies, ya busco curro mañana”, “con un poco de suerte me saco el graduado por la Escuela de Mayores”…

Después llegó el “supuesto” bulo de que los que no eran Ni-Nis (que debían ser cuatro o cinco, aproximadamente) iban a protagonizar una fuga de cerebros, y rápidamente el gobierno salió a desmentirlo. Salió a desmentir algo que ya era vox populi: si me pagan más en otro lugar y me ofrecen mejores condiciones laborales, hago la maleta y ahí os quedáis. Con esto, los cuatro o cinco cum laude se lucieron, porque después de todo lo que ha invertido el Estado en su educación, qué desagradecidos, cogen y se marchan con la Merkel. El remake de “Vente a Alemania, Pepe”, pero con trabajo ultracualificado. Los nietos de los que fueron a trabajar a las fábricas, trabajando como ingenieros y profesores.

Y ahora que mayoritariamente los JASP (jóvenes aunque sobradamente puteados) nos manifestamos porque nos parece que ESTE y no otro puede ser el momento de exigir medidas reales y cambios reales, la gente se echa encima, nos insultan con su mediocridad y con sus aires de “yo que corrí delante de los grises y te di una Democracia, mira qué estás haciendo con ella”. Gracias por creer en nosotros. Gracias por el apoyo.

Por eso estamos en el paro, por eso nos vamos a Alemania, a Reino Unido, o a cualquier otro sitio. Porque, como venís haciendo desde hace tiempo, nos infravaloráis y os reís de nosotros en nuestras caras. Me gustaría saber cuántos ministros tienen la mitad de titulación que cualquiera de los profesores que conozco. Cuántos hablan, como yo, tres idiomas, además del materno. ¿Nadie siente vergüenza? ¿Nadie quiere gritar “ya está bien”?

¿Sueldos desorbitados, pensiones multimillonarias, exenciones fiscales, cuentas en Suiza, 11 años trabajados para cobrar el paro y yo 37? ¿Perdón?

*PD: A los de las tiendas de Sol habría que decirles que ellos están en un entorno privilegiado, con muchísimo turismo. Durante 2009, 67.303 PYMES han colgado el cartel de CERRADO. Y 23.443 desde marzo de 2010 a marzo del presente.

2 comentarios: