«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

miércoles, 19 de enero de 2011

Licencia para publicar

Feliz y multitudinario año nuevo.

Ya sé que llego tarde, que casi finalizamos el mes primero, pero bueno, más vale tarde que nunca…

Hace mucho que no blogueo, por causas ajenas a la dirección (falta de tiempo, finalización exitosa de una carrera, un máster entre manos, mudanzas y varios), pero en el inicio del año he meditado retomarlo, porque me lo pide el cuerpo. Sin anestesia.

El final del año se repartió entre el NO a la Ley Sinde (jódete y dimite ya, que nadie te ha votado, orejitas) y los famosos cables de Wikileaks. Esto está siendo como un culebrón venezolano. Nadie sabía cómo echarle el guante al jefe supremo de la ocurrencia, y decidieron que vendía el asunto de forzar a una mujer. Con eso no se juega, señores poderosos. Misteriosamente, por dos veces se ha desestimado la causa de violación, así que deberían dejarse de cuentos, aunque la piedra, claro, ya ha sido tirada, sin esconder la mano.

Julian Assange tiene cara de malo de peli de James Bond, pero ha tenido las pelotas de poner a todo el mundo bocabajo con la publicación (online y para todos los públicos) de montones de información, proveniente de donaciones privadas. Información confidencial y comprometedora de muchas grandes potencias políticas, y sobre todo económicas. Nos hemos enterado de tanto radio patio mundial, que nos salen los cables por las orejas. Los trapos sucios, los trapicheos, que fulano habla de mengano en según qué términos… Vamos, la versión “Portera 2.0” del bloque más grande: el propio planeta.

Y como no podía ser de otro modo, recopilación de periódicos que cubrieron las noticias a diario.












Sé que lo que sigue es políticamente incorrecto, pero qué demonios, tengo más titulación que el Ministro de Fomento: yo también soy Anonymous. Todo el mundo ha querido darle caza al señor de los pelos blancos y carita afable, pero nadie, y repito nadie, ha desmentido nada de lo que dicen los cables. Por tanto, todo es cierto, a falta de una negativa. Es decir, ponerse a parir es gratis, y los negocios bajo cuerda que se llevan y se traen los países que cortan el bacalao, sea cual sea la índole del asunto, son sórdidos. Ningún desmentido, y un bochorno que da mucho que pensar.

En la sociedad en que vivimos, la desinformación es la nueva arma de destrucción masiva, es la nueva religión que adocena las masas, es el nuevo pan y circo, el nuevo apocalipsis, el nuevo infierno al que ir si es que acaso piensas. El que controla la información controla el cotarro. Y ha habido a más de uno que le han jodido pero bien contando sus pequeños secretos. Y yo brindo por Julian Assange. Y me quito el sombrero en el año que acaba de comenzar.

3 comentarios:

  1. http://www.elmundo.es/mundodinero/2011/01/19/economia/1295469825.html?a=MULA2ef582227a566373f9e6d88cc4a84c5b&t=1295470804&numero=

    A tope con los suizos, Assange próximo Nobel de la Paz

    ResponderEliminar
  2. http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/25/internacional/1295942717.html

    ResponderEliminar