«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

jueves, 13 de agosto de 2009

Miscelánea del verano

Celebrar el quincuagésimo aniversario de algo siempre es motivo de regocijo, y en este caso, más todavía.


Dedicado a todos los que se han salvado de matarse en un accidente de coche gracias al cinturón. Yo incluida.


Una se pregunta: ¿los de la SGAE no tienen otra cosa mejor que hacer? Además, si es una versión, no se cobra la entrada y el grupo de teatro es amateur, ¿derechos de autor de qué? Estos cabrones donde huelen negocio ponen la mano, a ver si con la disculpa de los derechos de autor siguen escondiendo el montón de dinero que nadie sabe a dónde va a parar. Y también me pregunto si se ponen tan quisquillosos cuando hacen la Declaración de la Renta…


Cuando los genios se reúnen… Pasa esto:


Y esto:



Una vez más, contar lo que pasa se convierte en deporte de riesgo. Ánimo para el fotógrafo y para su familia.

La nota divertida, por decir algo, llega desde Extremadura (Judith, va por ti):


¿Quién dijo que casarse no era peligroso? Porque si es así la despedida de soltero, prefiero no imaginarme cómo puede ser el convite…

No hay comentarios:

Publicar un comentario