«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

jueves, 9 de julio de 2009

El verano de la Revolución

Hay semanas, como ésta, en las que una se da de bruces con la realidad de en qué momento estamos del año. Efectivamente: el verano. La tele comienza con sus reposiciones estivales, el Telediario comienza a hablar sobre los riesgos de la salmonelosis que puede producir la tapa de ensaladilla del bar de turno, de las medusas, del uso correcto de una crema contra los herpes o de la presentación del poligonero Cristiano Ronaldo. Vamos, noticias serias, profundas, de gran calado internacional. Como cabe esperar en julio, sin duda.

El G-8, con sede italiana, y Papi haciendo de anfitrión abnegado, ha dado la noticia de la semana, que ha sucedido como una ilusión óptica, que en cuanto se parpadea, desaparece. Cuando un miembro del G-8 tiene que abandonar una Cumbre por problemas en su país, algo huele a podrido en el reino de Dinamarca. El asunto chino, una vez más. Este verano será recordado en los anales de la Historia como el verano de las Revoluciones. Primero fueron los veinte años de Tian'anmen, luego la Revolución Verde de Irán, y ahora, revueltas de nuevo en China debidas a la multiplicidad étnica del gigante asiático.

Una falsa acusación de violación que provoca una pelea en la que mueren dos personas. Una sentada pacífica para investigar lo sucedido, en la que se le pide a la gente que se disuelva y el final, fascista y desproporcionado, de más de una centena de muertos.

China, como de costumbre esta última temporada, echa la culpa a la Comunidad Internacional de generar opinión negativa sobre las decisiones del Partido Comunista Chino respecto de su ciudadanía, pero quizá debiera explicar que tiene intereses en la zona donde han ocurrido los disturbios, y se centran en el gas y el petróleo que provienen de Kazajstán. Casualidad o no, también cabe decir que los uighures, que son la etnia ofendida, profesa el Islam. China, como siempre, dando en el clavo. Turquía, que tiene relación con esta etnia por sus orígenes comunes, ha solicitado la intervención del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. China ha dicho que son problemas internos. Si se trata de una limpieza étnica, no le salvará de nada decir que son problemas internos. Y si no, que recuerde a Sadam Husein o a Slobodan Milosevic.







Buceando un poco más profundo, he encontrado un artículo bastante visionario en la Web de la UCM. Largo, pero muy completo. De enero de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario