«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

domingo, 12 de julio de 2009

«El concepto es el concepto»

Después de una semana de noticias del otro lado del mundo, de descubrir que China, el enorme dragón, tiene escisiones mucho más duras de lo que nos imaginábamos, una retahíla de noticias sobre este momento mediático.


Noticias del tipo “toque de queda”, “suspensión del rezo” y derivados siempre hacen que la prensa mundial se ponga en guardia, a sabiendas de lo que, previsiblemente, vendrá después. La prohibición de la salida nocturna o del rezo comunitario, como maneras de evitar la reunión de tres o más personas, suele ir aparejada de otro tipo de noticias que estamos descubriendo recientemente, como la suspensión de Internet en determinadas zonas del país. Incluso un periodista de TV3 retenido en una comisaría por la prohibición de retransmisión que hay en China.



Detenciones nocturnas que nos llevan a otro tiempo. Siempre es igual. En cualquier parte del mundo. Da igual la raza, la religión, la etnia. ¿Qué pretende China con este juego que se trae entre manos? ¿Desorientar a su ciudadanía echándonos la culpa a los extranjeros de sus propios problemas nacionales, cuando en realidad son ellos los únicos que tienen la culpa? ¿Es la opinión internacional la que está sesgando la información o está capando Internet a mil millones de chinos? ¿Por qué no pide Naciones Unidas transparencia en este asunto, si es cierto que se están violando los Derechos Humanos? ¿Es que, acaso, hay motivaciones ocultas detrás?

Como colofón de noticias, una que me arrancó cierto tipo de pensamientos perversos el otro día (amén de un ataque de risa):


Sí. Es muy triste que la Policía Nacional esté más pendiente de cuántos lupanares extremeños tienen máquinas que no respetan los derechos de autor que de toda la cocaína que entra ilegalmente en España todos los días.

¿No le parecen sórdidas a la SGAE este tipo de actuaciones? Y la pregunta boba es: ¿Cómo supo la SGAE que había jukebox en estos sitios? Porque la noticia dice que la Policía Nacional se enteró de ello, pero, digo yo, alguien tuvo que verlas en algún lado. ¿Es que, tal vez, metieron algún detective en dichas casas de placer, como en el caso de la boda que fue grabada ilegalmente para denunciar al salón de bodas por no respetar el Copyright? ¿O es que hay algún consumidor de prostitución entre sus filas, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, han hecho negocio?

Señores de la SGAE, este tipo de titulares no les benefician. Dañan su imagen. Intervenir en un puti es digno de una obra maestra como «Airbag» (1997), pero, humildemente, si lo que quieren es hacerse respetar, van en sentido contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario