«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

miércoles, 17 de junio de 2009

Sobre las artes

Todavía resuenan mis carcajadas.


Un aplauso. El domingo, el lunes y el martes. Bien elegidos los días. Y quieren tener llenazo. Pobres ilusos. Ellos lo achacan a la piratería, pero no se han planteado que el cine a siete euros, por ver una película española que ya está subvencionada, es un robo. A dos euros, que vaya a ver a Medem o a Almodóvar su vecina.

Cambiando de tercio; hace poco, en uno de mis arrebatos lectores, leí el libro de Roberto Saviano «Gomorra», del cual quedé muy encantada. Un informe exhaustivo sobre los grupos mafiosos italianos. Problemas que he ido desentrañando a lo largo del tiempo invertido en su lectura, como el asunto de los vertederos ilegales en el Sur de Italia (noticias del verano pasado en toda la prensa nacional), o los bloques de pisos cuyo material constructivo estrella era la arena de playa. Y que se vinieron abajo durante el terremoto en la región de los Abruzos. Y detrás, la mafia.

Bien, pues si acaso alguien todavía pensaba que era todo un cuentecito, noticia:


Hay trabajos que, dependiendo de en qué lugar del mundo lo desempeñes, se consideran deporte de riesgo.

Otro de los grandes temas de mi pasión privada y desenfrenada es la doble vida. En las sociedades inglesa y americana, desde siempre, creo que debido a su puritanismo y su catolicismo ortodoxo, ha habido una especie de doble moral que te permitía ser un alto ejecutivo y dedicarte al BDSM por las tardes. Y hoy, otro gran ejemplo:


Según esto, para vender vaqueros no hace falta mostrar poses provocativas, pero para vender bragas sí hace falta poner a una tía (buenorra) en pelotas, y a nadie se le abren las carnes. Pero, OMFG, cuando se venden calzoncillos, no enseñes más allá del ombligo, que no es políticamente correcto. O perfume. Si no, que se lo pregunten a la división de perfumes de YSL que, en 2002, tuvo que retirar en Reino Unido (¡vaya, qué casualidad!) una campaña bellísima protagonizada por el ex campeón de artes marciales Samuel de Cubber. Os enlazo las fotos, que nada tienen de pornográfico:



¿Es necesario enseñar el culo para vender una tónica?


¿Y cuando sale Kate Moss, qué vende, la marca que le paga por posar o “Di no a las drogas”?

1 comentario:

  1. Bueno... mi tónica favorita sigue siendo Nordik Mist, pero el culo de este hombre es una gran idea televisiva, jajaja

    ResponderEliminar