«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

domingo, 7 de junio de 2009

Inshallá

Bueno, pues en la tarde previa al fracaso electoral europeo, una recoge una bellísima noticia, que ya era hora:



Una exposición sobre el arte islámico, recién llegada desde los fondos de la Fundación Aga Khan, que tendrán como final de trayecto un museo en Toronto (Canadá). Está dividida cronológica y territorialmente, y cubre por completo todos los periodos del Islam, desde los orígenes hasta hoy en día.

Desde aquí quiero reivindicar que la destrucción de arte poniendo como justificación la religión, y sí, claro, me refiero a los enormes Budas de Bamiyán, entre otras cosas, es el claro ejemplo de la tolerancia y el respeto del que hacen gala algunas confesiones.

Por otra parte, otra gran exposición que se inaugura el martes, y que una ya está deseando ver. Matisse es uno de mis favoritos. Siempre he tenido una relación íntima con su obra, en momentos concretos. Y si os sirve de algo, la famosa lámina que había en el confesionario de aquel bonito programa llamado Gran Hermano, es una reproducción de uno de sus cuadros. Y la vende IKEA.

Oh, hablando de Suecia, acabé Los hombres que no amaban a las mujeres. El sábado, a las seis y media de la mañana, llegada de fiesta. Y me pareció fabulosa.

Y sí, he comenzado la segunda parte.

Feliz noche electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario