«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

lunes, 29 de junio de 2009

Descubriendo el país de la tele digital

Durante estos días de silencio, una ha tenido tiempo para reflexionar mucho, mucho, sobre las noticias que se ofrecen por la televisión. A mí, sinceramente, la televisión me aburre. Desde hace mucho tiempo. El sábado por la tarde, en Onda Cero, decía Fernando Ónega en una entrevista que con la TDT se va a ver exactamente qué pasa con la tele en este país. Y se ha hecho una primera estimación: las televisiones temáticas de nuestra TDT, en conjunto, ganan en número de telespectadores a cadenas como Antena 3 o Telecinco. No pienso ni mencionar TVE, me parece que se quedó atrás hace mucho tiempo. Desde aquí, reivindico una tele de calidad, no programas como Gente (que es la versión televisiva del noticiario El Caso) o refritos de series malas.

Los problemas en el gobierno de Honduras siguen dando mucho de qué hablar en los telediarios. ¿Será éste otro de esos gobiernos sudamericanos en donde los ciudadanos tendrán que soportar al presidente de turno hasta que se produzca su magnicidio o su deceso? ¿Esto también se podría considerar pandemia, como la Gripe A? ¿La OMS qué opina de esto? Gracias a quien corresponda, el presidente que pretendía ser vitalicio está lejos de Honduras ya. Veremos a ver cuál es el siguiente movimiento.

Barriendo para casa, me parece deleznable que a cuento de que un juicio no se haya realizado como establecen los cánones legales, según el Tribunal Supremo, a un tipo (por llamarle algo) que violó y mató cruelmente a dos mujeres (sobra lo de que eran policías, si fueran amas de casa serían igualmente horrible) de una pena de 83 años, se le queda en tres. Al por mayor. Esta Justicia es para llorar. Se ponen muy pejigueras con un tío que violó y mató a dos chicas y encima al fulano se le rebaja la pena, pero no pasa nada cuando se cumplen los plazos y los etarras salen de nuevo a la calle. Casos como éste, como los de menores que matan como adultos pero que cumplen condenas de niños, como el que la red de juzgados española no tenga un programa unificado y funcional que haga la Justicia más efectiva y dinámica, tiene mucha miga. Hay que joderse. Vergüenza me da.

Si con el apagón analógico y la supertele que tenemos aquí, amén de la Justicia, por no pisar más jardines, pensamos que somos Europa, creo que hemos cogido el tren que se saltó la parada y tuvo que frenarlo un pasajero, en división de opiniones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario