«La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte» Leonardo da Vinci

sábado, 30 de mayo de 2009

Nadie conoce a nadie

Lee una, desde hace varios días ya, rumores sobre la reforma de la enseñanza universitaria. Con la disculpa de que el Ministro era del gremio, no sabemos por qué lado de la calle vamos o venimos…

El miércoles 27, noticia breve y concisa:


“Beca-salario”. Aquí, a lo concreto. El pecunio. Por ninguna parte, la funesta reforma de los planes de estudio, una reforma que ha pillado a todo el mundo en obras, alumnos y profesorado. Unos, por miedo, hincan codos y terminan sus licenciaturas y diplomaturas. Otros, por miedo igualmente, deciden que ha llegado el momento de jubilarse y dar conferencias. Desde la Administración, -273ºC, el Cero Absoluto: ni protocolos de acometimiento, ni información sobre la reforma, ni dinero para implantarla. Desconcierto general. Miradas que dicen ¿qué será lo siguiente?

Muchos a favor, muchos en contra. Nadie explica nada y nadie conoce a nadie. La plana estudiantil, adormecida; la profesoral, expectante.

Hoy, sábado 30, buceando por la World Wide Web, pero buceando a más de 30m de profundidad, lee una esto:


Aprobado. Exacto. Como la educación no vende, como la cultura y el futuro no venden, sólo venden la Conferencia Episcopal, las Elecciones del 7 de junio y la visita del Ministro de Fomento americano, esto no ha tenido repercusión.

Los estudiantes y los profesores, donde siempre, en un discreto segundo plano. Somos la mujer florero de la “democracia”, nos usan para lucirnos, o para que les desluzcamos. Tenemos las carencias más grandes de la UE, los peores resultados del Informe Pisa, y pese a exportar profesionales a todas partes, y a tener una de las mejores plantillas de investigadores repartidos por el mundo, nadie sabe nada.

Nadie conoce a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario